jueves, 12 de septiembre de 2013

150 palabras (veo-veo, topo y cometa). El topomundo

Debajo de nuestros pies sin que nosotros lo sepamos existe toda una civilización de simpáticos topos que excavan túneles y viven en confortables madrigueras.
Los más pequeños juegan y se divierten por las galerías subterráneas. Su juego favorito es el veo-veo.
Un día topillo aburrido de jugar siempre a lo mismo, propone a sus amigos subir a la superficie para ver como pasan el tiempo los niños.
Cuando salieron a la luz del sol descubrieron a unos niños corriendo por un parque, llevaban un cordón muy largo y al final de el volaba un extraño objeto que nunca habían visto. De regreso al mundo subterráneo le preguntaron al abuelo topo, el más sabio de todos, por aquel objeto multicolor. Ni siquiera él estaba seguro de lo que podía ser pero se aventuró a decirles que era cometa, y a darles la mala noticia de que en su mundo nunca podrían jugar a ese divertido juego.






24 comentarios:

  1. Que bonito es recurrir a los abuelos. Seguro que es su mundo pueden hacer un montón de cosas divertidas.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Oh, qué triste :( Pero son necesarios cuentos así para que los niños vean que no siempre se gana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que no me gustó mucho mi relato de hoy (el domingo 24 de marzo) pero ...

      Eliminar
  3. oh pobres! me imagino lo chafados que se quedaron por no poder jugar!
    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  4. Oh!! como un jarro de agua fría me ha caído esa noticia! Y yo que pensaba que los topillos podrían inventar algo similar, o salir por la noche para jugar a las cometas. No siempre puede ser, y bajar a la realidad no está mal, es necesario de hecho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que poco me gustó la historia cuando la escribí ...

      Eliminar
  5. Ohhhh pobres topos, no pueden jugar a la cometa en su fantástico mundo...
    seguro que los niños les dejan jugar con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está pareciendo aún mas triste la historia, así que tendré que inventarme un juego para los topillos.

      Eliminar
  6. ohh pobres, seguro que al final al abuelo topo se les ocurre algo para que puedan volar una cometa en una noche estrellada. :) Muy bonito.

    ResponderEliminar
  7. muy bonito.me gustaría saber a que juegan los topos en sus tuneles, seguro que juegan a juegos muy divertidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando era pequeña me apasionaba saber como eran los túneles y la vida de las hormigas y siempre quise tener una granja pero nada no me dejaron. Así que supongo que la civilización de las hormigas al ser muchas estará mucho mejor pero sería curioso saber más de los topos.

      Eliminar
  8. ohhhhhhhhh qué pena por los pobres topitos... con lo divertido que es volar una cometa...feliz día

    ResponderEliminar
  9. La libertad en el mundo donde hay luz... me encanta el simbolismo! Y la sabiduría del abuelo... un canto al valor que hoy en día tienen nuestros mayores!
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  10. Que penilla los topines!! Me encanta la iniciativa de 150 palabras, aunque no se yo si me vería capaz :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste.
      Y anímate, seguro que eres capaz y nos cuentas unas historias estupendas!!

      Eliminar
  11. Pobres topillos! Pero seguro que, cono dicen las chicas, ese abuelo topo les hace un regalo. Me encantan estas entregas porque dan lugar a que siganoa contando RL cuento en infinitas versiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el abuelo discurre algo.
      La iniciativa es estupenda, porque aunque alguna vez parece que las historias puedan llevar un camino similar, no tienen nada que ver.

      Eliminar
  12. De seguro a estos topos se les ocurrirá otra manera de pasarla bien! (creo!!) que leerle cuentos así a los niños, les enseñamos que cuando no se puede una cosa ellos pueden dejar volar su imaginación para inventar...;)

    ResponderEliminar