domingo, 5 de mayo de 2013

150 palabras (sol, verano y fiesta). Nalolandia

Cuando el malvado Hemogenes capturó a la princesa Hache, estaba buscando como deshacer el hechizo que sufría desde que era un bebé, la pequeña Hache era muda.
Cayó presa de sus garras cuando ascendía al cráter del gran volcán en busca de respuestas. Durante su ascenso sintió tanto calor a pesar de estar en pleno invierno, que le hizo pensar en el verano y en los maravillosos días que lucía el sol. También recordó con un poco de tristeza las fiestas del reino, si seguía con su aventura quizás no llegara a tiempo para ver los torneos o escuchar a los juglares, pero lo que más echaría de menos sería los bailes nocturnos y los mercadillos donde podía dar cuenta de maravillosos manjares y probar el vino y la sidra sin que nadie le dijera nada. Las celebraciones de Nalolandia eran conocidas más allá de su comarca y el reino triplicaba sus habitantes en esas fechas.




1 comentario:

  1. Jajaja, me encanta, y veo que metes a Hache en varios cuentos. :)

    ResponderEliminar